Carrito ()
Para sorprender a tus invitados esta Navidad…   Brisket ahumado en Kamado

Para sorprender a tus invitados esta Navidad… Brisket ahumado en Kamado

La Navidad nos invita a reconectar con lo esencial de la vida. Los amigos y la familia son los que nos encienden el corazón trayéndonos la alegría de vivir.

Es el momento del año donde queremos renacer, alimentando los afectos y reencontrándonos con aquellos que hace tiempo no veíamos o habíamos desatendido por la agobiante rutina.

Queremos ayudarte para que ese día sea todo muy especial, para lo cual, pensamos regalarte una receta muy sencilla que sorprenderá a tus invitados: un formidable brisket ahumado en Kamado.

El brisket es un corte muy popular en Estados Unidos, sin embargo en Argentina no es tan conocido. Algunos lo asimilan a la “tapa de asado”, pero exactamente, un brisket entero consiste en dos cortes: la tapa de asado y el grano de pecho de la vaca, unidos por una capa de grasa.

Cubre la parte alta y delantera del costillar y suele ser menos tierno, por lo que la forma de cocinarlo  es clave.

En otras palabras, el brisket se hizo para ser cocinado a fuego lento y con paciencia… y para este desafío el Kamado es el aliado ideal.

El rub. Un aliado indispensable para condimentarlo

Antes de todo, recordá limpiar bien los lados exteriores de la carne para disminuir la cantidad de grasa, dejando parte de ella, ya que eso le dará sabor y ayudará a que no se seque.

El “rub” es una palabra utilizada para describir la sal y las especias aplicadas sobre la carne que se utiliza para cubrirla antes de ir al ahumador.

En el centro de Texas, muchos usan un “rub” que contiene solo sal y pimienta negra.

Para esta ocasión te sugerimos un rub que contenga: 50% de sal de parrilla, 30% de pimienta negra molida fresca, 10% de ajo molido medio seco y 10% de cebolla. Si sos más arriesgado en los sabores, podés añadirle mostaza amarilla y vinagre. Lo importante es que se adhiera a la carne y no se caiga cuando empieces a cocinarla. Por eso, antes de untar la carne con el rub, mojala con jugo de manzana, aceite de oliva con pimentón, o simplemente agua.

Es fundamental aplicarlo en forma uniforme sobre toda la pieza unas doce horas antes de iniciar su cocción y cubrirla con un film mientras descansa en el refrigerador. Esto permitirá que los sabores de las especias penetren en la carne y la perfumen.

Cocción en el Kamado

El Kamado debe estar a una temperatura de 120°C (250°F), la ventilación superior debe estar cerrada y la inferior completamente abierta.

Para un ahumado perfecto, te recomendamos agregar al fuego unas astillas de manzano previamente remojadas en agua.

Es fundamental para evitar que el brisket se seque, rociarlo cada 30 minutos. Podés hacerlo con agua, jugo de manzana con vinagre o agua con pimentón dulce, siempre con la precaución de no sacar el rub.

Para aprovechar el fuego y acompañar este plato, podés asar unas verduras mientras el ahumado termina, lo cual demandará unas tres horas.

Transcurrido ese tiempo, envolvé el corte con papel aluminio y abrí las ventilaciones del Kamado en 8 milímetros. Es importante cubrir bien toda la pieza con dos capas para aislar el calor de la carne y que acabe su proceso de cocción.

¿Cuándo está listo?

En el ahumado, la cocción la define la temperatura interna de la carne, no el tiempo. Esto es lo que te garantizará si los jugos naturales se mantienen o, por el contrario, se han evaporado.

Los jugos son los responsables de que, luego del proceso de ahumado, la carne se deshaga en tu boca.

Para medir esta temperatura te recomendamos un termómetro digital con sonda.

Cuando la temperatura interna te marque entre 90-96°C (195-205°F) tu brisket está a punto.

Si estás atento, todo este proceso te llevará tres horas de ahumado y dos horas de baja temperatura en papel de aluminio.

Dejá reposando el brisket en el papel por lo menos 40 minutos. Esto te garantiza que se concentren los sabores y los jugos naturales de la carne.

¿Cómo servirlo?

Te recomendamos cortarlo en rodajas de unos 6 mm de ancho en sentido contrario de la fibra y acompañarlo con verduras asadas, un par de salsas y un delicioso pan de campo.

Mientras encendés tu árbol de Navidad en compañía de los tuyos… esta delicia estará lista para ser disfrutada con los que amás.

Esperamos que esta receta te acompañe en tu mesa.

¡Grill West te desea una Navidad en amor y armonía!

Te leemos en los comentarios.

Dejar un comentario

Something went wrong, please contact us!