Carrito ()
El ritual detrás de la parrilla

El ritual detrás de la parrilla

Para nosotros, los argentinos, el asado es mucho más que un acontecimiento gastronómico, ya que no es solo degustar una rica carne. Hay todo un mundo detrás de la parrilla, desde comprar la carne y el carbón, hacer el fuego, preparar la picada y hasta el aplauso final. Es una buena excusa para estar cerca de nuestros seres queridos, compartir historias y pasar un buen momento. Habitualmente los domingos son el día ideal, ya que la mayoría puede reunirse.

Al asado lo hace uno... y lo hacemos todos. Entre charlas, anécdotas y risas, mientras se hace el asado uno sirve la gaseosa, el vino o cerveza, otro corta los quesos y el salame para la picada, uno quita la grasa de la carne, alguno hace la ensalada, pone la mesa… y eso sí, no se suspende jamás por lluvia. 

Los asados se organizan porque sí, sin excusas de festejar un cumpleaños o fecha patria. No importa si son muchos o pocos los que puedan juntarse, siempre será oportuno y con alegría.

El arte culinario se puede observar hasta en los acompañamientos, ya que no es válido aderezo industrial, porque el asado en Argentina sale con salsa criolla y chimichurri. La primera es una mezcla de morrones, cebolla y tomate. El chimichurri tiene perejil, orégano, ajo y cebolla.  

Pasos que se siguen al hacer el asado:

-Primero se debe comprar la carne y el carbón: el asador, habitualmente con uno o más acompañantes, es quien se encarga de conseguir los cortes y además puede ocuparse del carbón y la ensalada.

-Llegó la hora de armar el fuego: el ritual empieza temprano, encendiendo el fuego. Luego, se pone el carbón, la leña y se espera atento el show de chispas, que es todo un proceso sagrado para los Argentinos. Una vez que el fuego está listo y el carbón entró en acción, llega el momento más esperado, el de poner la carne al asador… ahora sí, es el momento en que todo comienza a tener sentido. 

-La picada y los vinos: una vez que está la carne en la parrilla, se corta el queso, salame y jamón y se descorcha el primer vino. Si es un asado improvisado, papas fritas y maní sería lo ideal. 

-Chorizos y morcilla: esto suele ser lo primero que sale de la parrilla, los comensales la mayoría de las veces le agregan pan, convirtiéndolos en morcipanes o choripanes. Hay un gran debate acerca de si son la estrella de la mesa o una simple entrada.

-El asado: dependiendo de quién esté al mando, puede cocinarse vaca, cerdo o pollo. Salen de a tandas y el asador comerá siempre en la tabla de la que el resto pincha los cortes.

-Aplauso: esto es  sin excepción. El asador se lleva todos los aplausos. 


Hacer el asado es un ritual único y los argentinos sabemos de eso... ¿ya organizaste tu próximo asado?

Dejar un comentario

Loading...